La Iglesia Hallgrímskirkja
Visible desde 20 km de distancia, este símbolo de Reykjavik fue diseñado por Guðjón Samuelsson, uno de los grandes arquitectos de Islandia. La construcción de la iglesia comenzó en 1945, siendo consagrada en 1986. Sin embargo, se descubrió que el símbolo icónico de Reykjavik se caía a pedazos porque los constructores originales escatimaron los materiales de alta calidad y hace poco se acabaron las reparaciones. Desde los 73 metros de altura de su torre, podrás disfrutar de unas magníficas vistas de la colorida ciudad de Reykjavik, de su bahía y de las montañas del entorno.

Plaza Austurvöllur
Austurvöllur es un pequeño parque situado en frente del Althing, el Parlamento. Desde esta plaza se puede visitar el Parlamento de Islandia y la Catedral de Reykjavik.
Durante el Verano, Austurvöllur está lleno de personas que se sientan en las terrazas de las cafeterías o hacen un picnic en el césped sobre una manta. A los lugareños les encanta ir a estos lugares solamente para conocer a otras personas. Si tienes portátil, en Austurvöllur podrás conectarte a internet con una conexión inalámbrica.

Museo Nacional de Islandia
Ideal para adultos y niños, este museo consigue en sólo dos plantas enseñar en detalle los 1200 años de historia islandesa. Posee una exposición interactiva y muy interesante sobre distintas etapas de la cultura local como: la mitología, la historia vikinga, la entrada del cristianismo, la reforma y la independencia de Dinamarca en 1944. Podrás ver una réplica de una casa histórica de Islandia, los barcos e incluso una sala con trajes de época (con espada y escudo). Gratuito los Miércoles.

Perlan y el Museo de las Sagas
Perlan es un complejo cultural entorno a enormes depósitos de agua caliente en la colina de Öskjuhlíð. En 1991, los depósitos fueron remodelados colocándose una estructura semiesférica en la parte superior. Además, uno de los depósitos de agua ha sido limpiado recientemente con el fin de alojar en su interior el Museo Saga, que expone la historia de Islandia desde épocas medievales hasta hoy.

Hay un mirador en el cuarto piso y en su cúpula alberga un restaurante giratorio que os permitirá ver toda la ciudad mientras cenáis. También se recomienda subir allí solamente para disfrutar de las vistas desde su terraza o ver la puesta de sol. En Perlan hay también una cafetería donde podéis tomar un buen batido o café por un precio razonable.
Está a unos 2 km del centro de Reykjavik, llegarás con el autobús 18 desde Hlemmur.

Museo de Arte de Reykjavík
Fundado en 1973, el Museo de Arte de Reykjavík es la mayor institución de las artes visuales en Islandia. Ocupa tres lugares en Reykjavík: la Casa del Puerto en el puerto viejo, Kjarvalsstaðir en Klambratún y el Museo de Escultura Ásmundur Sveinsson en Laugardalur.

Tjörnin, el Lago
http://elpachinko.com/viajes-islandia/lago-tjorn-reykjavik/

La mayoría de los visitantes pasan junto a su orilla, ya que está situado en el centro de la ciudad junto al ayuntamiento de Reykjavik. Tjörnin ha sido durante mucho tiempo el lugar favorito para llevar a los niños a ver y alimentar a los patos, gaviotas, cisnes y gansos que residen allí. Durante el invierno el lago se congela pero generalmente se bombean aguas geotérmicas calientes para descongelar una (esta) área reservada para las aves acuáticas.

Playa térmica de Nauthólsvík
Es una pequeña playa termal con arena blanca importada, piscina de mar, aguas termales y piscinas de agua caliente. Nauthólsvík ofrece instalaciones para el baño, así como duchas y vestidores. La playa está abierta sólo durante el Verano y se encuentra detrás de la Perla y del aeropuerto de Reykjavík. La entrada es libre, aunque tendrás que alquilar un armario para tu ropa, que cuesta 200 coronas islandesas. Y si lo que te apetece es pasear o correr, encontrarás caminos por el lado derecho de la línea de costa y en la zona boscosa del cerro de Öskjuhlíð.

El Jardín Botánico
Fue fundado en 1961, y en sus principios constaba de 200 especies autóctonas de Islandia. Ahora, contiene más de 5000 variedades de especies de plantas subárticas y coloridas flores de temporada y una gran variedad de aves. Todas las plantas están perfectamente documentadas. Os recomendamos un paseo en un agradable día de Verano entre las lagunas y senderos que posee este jardín y acabar la caminata tomando un café y un gofre en la cafetería.

Museo de la Ciudad de Reykjavik – Arbaejarsafn
(video: http://www.youtube.com/watch?v=9tEH9gUZT48&feature=player_embedded#!)
El Museo de la Ciudad de Reykjavík colecciona y conserva objetos de la historia cultural de la capital de Islandia y lleva a cabo la investigación sobre ellos, para promulgar el conocimiento de la historia y de las condiciones de vida de los habitantes de Reykjavík desde su fundación hasta el día de hoy.
El objetivo del Museo es aumentar el interés, la comprensión y el respeto por la historia de Reykjavík, asegurando que todos tengan acceso al patrimonio cultural de la ciudad.

Piscina geotérmica Laugardalslaug
El agua geotérmica es abundante en Islandia y durante siglos los islandeses han sido conscientes de sus beneficios medicinales. Se trata de la compensación propia de la Naturaleza para el clima frío que permite el lujo de piscinas al aire libre que proporcionan un sano esparcimiento y la relajación durante todo el año. La piscina geotérmica Laugardalslaug es la piscina más grande de Islandia y cuenta con las mejores instalaciones: una piscina cubierta olímpica, una piscina al aire libre, cuatro baños calientes, una piscina de hidromasaje, baño de vapor y un tobogán de 86 metros de largo.

El agua volcánica mantiene la temperatura en unos suaves 29 °C en los “heitir pottar” (“ollas de hidromasaje”) y en los jacuzzis se mantienen entre 37 y 42 °C. Los visitantes deben lavarse a fondo, sin un traje de baño antes de entrar. Para más información ver www.spacity.is.

Si tienes hambre después del baño, puedes comerte un perrito caliente en el puesto que hay en el exterior.

Hallgrímskirkja

Hallgrímskirkja

Visible desde 20 km de distancia, este símbolo de Reykjavik fue diseñado por el arquitecto Guðjón Samuelsson. Desde los 73 metros de altura de su torre, podrás disfrutar de unas magníficas vistas de la colorida ciudad de Reykjavik, de su bahía y de las montañas del entorno.

Send this to a friend