Día 9: Varmahlíd – Snaefellsnes

Día 9: Varmahlíd – Snaefellsnes

Area de alojamiento: la zona de Península Snaefellsnes

 

¿Queréis conocer como vivían los vikingos? Visitad la réplica de la casa del vikingo Erik el Rojo, llamada Eiríksstadir, que se encuentra muy cerca de Búðardalur. Si viajaréis con niños, esta experiencia, les hará mucha ilusión.

 

A continuación, el itinerario os llevará hacía el sur y la Península Snaefellsnes. Esta es una región conocida sobre todo por el majestuoso glaciar de Snaefell, situado a la extremidad de la península que domina toda la región. Allí, el rugoso y áspero terreno se alza desde las playas de arena y los empinados acantilados dominados por el glaciar de Snaefellsjökull, que durante mucho tiempo fue considerado un lugar mágico.

 

Seguid el camino hacia el pequeño pueblo de Stykkishólmur, hermosamente situado en la bahía de Breidafjordur. Aquí podréis subir a la pequeña colina sobre el Puerto de Súgandisey para disfrutar de una maravillosa vista panorámica de la localidad, el mar y las montañas que la rodean. Si os apetece, recomendamos un baño en la piscina geotérmica local o en los hot-spots.

 

Continuaréis vuestra ruta hacia el sur a lo largo de la costa pasando por todos los típicos pueblos de pescadores. Una parada obligatoria en la costa norte de la península es la bahía de Grundarfjördur, donde podréis contemplar el monte Kirkjufell y las cascadas Kirkjufellsfoss. Totalmente recomendable.

 

En Hellissandur hay un museo marítimo donde, entre otras cosas, veréis las típicas construcciones hechas de barro y paja (abierto todos los días de 9.30 am a 6.00 pm, excepto lunes, desde el 1 de junio al 31 de agosto).

 

La próxima parada obligatoria para cualquier viajero es el pequeño pueblo de pescadores de Arnarstapi, lugar donde podréis admirar impresionantes acantilados de basalto.

 

Si queréis visitar una cueva de lava, recomendamos la cueva Vatnshellir. Es un lugar único para visitar, especialmente para los fanáticos de la geología. A solo 5 minutos en coche al oeste de Arnarstapi se encuentra este exquisito tubo de lava de una longitud aproximada de 200 metros. La duración de la visita es de 45 minutos, se tiene que visitar con un guía. Es una experiencia verdaderamente memorable. Hay salidas cada hora desde las 10:00 hasta las 18:00 horas durante los meses de verano.

 

Arnarstapi

Arnarstapi

Arnarstapi es un pueblo muy pequeño, situado sobre un acantilado de columnas hexagonales de basalto. Arnarstapi fue un importante puesto comercial en el pasado y tenía una población mucho mayor a la actual. Columnas de basalto, barrancos y cuevas rodean el muelle Arnarstapi donde se pueden fondear sin problemas pequeñas embarcaciones.

Send this to a friend