Día 2: Hvolsvöllur – Costa Sur – Vík – Kirkjubæjarklaustur – Hvolsvöllur

Día 2: Hvolsvöllur – Costa Sur – Vík – Kirkjubæjarklaustur – Hvolsvöllur

Area de alojamiento: Alojamiento en Selfoss/ Hvolsvöllur.

 

Comenzad el día visitando las cataratas de cuento de hadas de Seljalandsfoss donde viviréis la experiencia de caminar justo bajo la nebulosa cascada, y podréis visitar el hermoso salto de agua de 62 metros de altura de Skógafoss. Subid por las escaleras y admirad las magníficas vistas.

 

En Skógar encontraréis un museo folklórico que ofrece una fantástica percepción del estilo de vida de los antiguos islandeses, una visita que merece la pena.

 

Estirad vuestras piernas con una interesante ruta de senderismo a lo largo del Río Skógará, contemplando los numerosos pequeños saltos de agua junto al camino.

 

Unos 5 km al este de Skogar podéis hacer un detour por la carretera no. 221 que conduce al glaciar Solheimajökull. Este camino de grava es un poco áspero, pero es posible conducir con un coche normal (turismo) para conductores cuidadosos.

 

Más adelante en el camino se encuentra el pueblo Vík, donde podéis hacer una parada en la playa de lava volcánica negra, situada al sur del pueblo, desde donde se pueden contemplar las formaciones rocosas de Dyrhólaey y Reynisdrangar.

 

Tras Vík, primero encontraréis el desierto de arena negra de Mýrdalssandur, y después los enormes campos de lava de Eldhraun (lava de fuego) antes de llegar finalmente a Kirkjubæjarklaustur. Al llegar allí echad un vistazo a Fjadrargljúfur, un cañón de más de 100 m de profundidad y uno de nuestros tesoros ocultos favoritos de Islandia. Es una pequeña maravilla de la naturaleza, a sólo 8 km de Kirkjubæjarklaustur por la carretera no. 206. (GPS: N63° 46′ 16.026″ W18° 10′ 19.506″.)

 

En el camino de regreso a vuestro alojamiento, recomendamos una parada en la piscina Seljavallalaug, una piscina artificial de 25 metros de largo y 10 metros de ancho, inaugurada en 1923. Esta es una de las piscinas más antiguas de Islandia. Es un reconfortante descanso durante esta ruta por carretera. A buen seguro, bañarse en el medio de las montañas hará un momento memorable.

Seljalandsfoss

Seljalandsfoss

¡Contempla una cascada desde su interior! Seljalandsfoss tiene una caída de 60 metros y es una de las pocas cascadas que es posible caminar por detrás. Está ubicada entre la localidad de Selfoss y la catarata Skógafoss. Se accede a la cascada desde la granja Seljaland por el Ring Road.

Send this to a friend