Día 2: Reykjavik – Círculo Dorado – Vík

Area de alojamiento: Zona de Vík

 

Hoy hay un sinfin de actividades y visitas que podéis hacer, pero os recomendamos planificar el día según vuestros intereses.

 

Después de un merecido descanso y un reparador desayuno, os proponemos empezar el día con la famosa ruta llamada el Círculo Dorado que comprende los parajes de Parque Nacional de Thingvellir, Geysir y Gullfoss.

 

Visitaréis primero el Parque Nacional de Thingvellir, conocido por su excepcional belleza e importancia histórica. Por el camino hacia el parque pasaréis junto a varios campos de lava, el lago Thingvallavatn y las típicas granjas islandesas con caballos y ovejas. Después de 40 minutos llegaréis al Parque Nacional. Pasaros por el centro de visitantes donde encontraréis todo tipo de información sobre el lugar.

 

Si os encantan los deportes de aventura, os recomendamos la actividad opcional del día: Snorkel en el lago Silfra que está situado en el corazón del parque nacional Thingvellir. Está considerado como uno de los tres mejores entornos naturales del mundo para hacer snorkel en agua fría. La razón de su fama es la sorprendente visibilidad que le confiere la clarísima agua subterránea y su espectacular entorno natural.

 

La siguiente parada es en Laugarvatn, un lago con manantiales termales subterráneos. Si tenéis hambre, podéis almorzar en el restaurante Lindin, especializado en cocina salvaje. Tras un merecido descanso y comida, disfrutad de un relajante baño termal en la Fontana de Laugarvatn.

 

Después del baño, seguid hacia la zona geotérmica más famosa de Islandia presidida por el Gran Geysir, considerado el padre de los géiseres y cerca de él, el géiser más activo de la isla, el Strokkur. ¡Este géiser emana, cada cinco minutos, torres de agua de hasta 20 metros de altura!

 

La última parada dentro del Círculo Dorado es Gullfoss o la Cascada de Oro, la reina de las cataratas de Islandia. Está apenas a 6 kilómetros de distancia de Geysir, siguiendo la carretera 35. Estos tres lugares son de una belleza incomparable.

 

A continuación, conducid hacía la costa sur en dirección Vik. Caminad por el sendero detrás de la cascada Seljalandsfoss, una de las más bonitas en Islandia. Más adelante por la carretera 249 a un kilómetro de distancia de Seljalandsfoss hay otra cascada menos conocida y escondida, la Gljúfurárfoss. Está dentro de una grieta y para verla hay que caminar un trecho por el río con agua y es muy recomendable llevar botas de agua.

 

Haced una parada para contemplar la cascada Skógafoss de 62 metros de altura. Subid por las escaleras y admirad las magníficas vistas. ¡Es algo espectacular!

 

Si hay tiempo y os apetece un baño termal auténtico, podéis hacer un desvío hasta Piscina Seljavellir que posee unas instalaciones muy sencillas pero con un entorno montañoso impresionante. Debe ser uno de los más bellos parajes de una piscina natural, especialmente durante las eternas noches de primavera y verano en Islandia bajo el Sol de medianoche. La vista desde la piscina con su saltos de olas y rodeada de altas montañas es indescriptiblemente bella. Esta piscina al aire libre está situada a unos siete kilómetros al oeste de los Hotel Skógar y 40 kilómetros al este de Hotel Ranga.

 

Luego, continuad hasta la localidad de Vik para llegar a vuestro alojamiento. Después de la cena, os recomendamos que vayáis a contemplar la belleza indescriptible de Dyrholaey. ¡Un lugar fantástico para brindar al sol de medianoche!

Thingvellir

Thingvellir

Thingvellir es un valle situado en la grieta del Atlántico norte que separa Islandia entre los continentes de América del Norte y Eurasia. Es uno de los parajes naturales e históricos más importantes de Islandia. Aquí se fundó el Althing en el año 900 y es conocido mundialmente por ser el parlamento más antiguo del mundo. Hay una red de senderos por toda la zona y un centro de visitantes.

Gullfoss

Gullfoss

Gullfoss, o La Cascada Dorada en castellano, es una impresionante cascada. Su nombre es debido a los reflejos producidos por la luz y que en los días más soleados forma un Arco Iris. Desde el aparcamiento hay un sendero que conduce a un mirador donde se puede contemplar la cascada en todo su esplendor.

Gran Geysir

Gran Geysir

El famoso Gran Geysir, que dio el nombre a todos los géiseres, antiguamente lanzaba un chorro de agua y vapor de hasta 60 m de alto hasta que empezó a perder actividad a principios de siglo debido a las piedras y objetos arrojados por los turistas. Calmado desde entonces, hoy cede el protagonismo al vecino Strokkur, que alcanza los 20 m.

Strokkur

Strokkur

A 400 metros más al sur del Gran Geysir está Strokkur, el géiser más activo de Islandia. Arroja agua y vapor cada cinco minutos pudiendo llegar a alcanzar los veinte metros de altura. Un espectáculo imponente.

Vík

Vík

Es el pueblo que queda más al sur de Islandia, y a la vez el más lluvioso del país. La zona es espectacular con impresionantes acantilados de aves, hermosas playas negras y los Reynisdrangar,-columnas de basalto de lava esculpidas por el mar elevándose majestuosamente sobre el Océano Atlántico. La historia es que eran trolls que fueron capturados después de la madrugada - los trolls no pueden ver la luz del sol, porque entonces se convierten en piedra.

Seljalandsfoss

Seljalandsfoss

¡Contempla una cascada desde su interior! Seljalandsfoss tiene una caída de 60 metros y es una de las pocas cascadas que es posible caminar por detrás. Está ubicada entre la localidad de Selfoss y la catarata Skógafoss. Se accede a la cascada desde la granja Seljaland por el Ring Road.

Piscina Seljavellir

Piscina Seljavellir

Esta piscina al aire libre está situada a unos siete kilómetros al oeste de los Hotel Skógar y 40 kilómetros al este de Hotel Ranga. La piscina se accede por una caminata fácil de 15 minutos desde Seljavellir. Debe ser uno de los más bellos parajes de una piscina natural, especialmente durante las eternas noches de verano en Islandia bajo el Sol de Medianoche.

Dyrhólaey

Dyrhólaey

Es una formación rocosa, de unos 120 metros de longitud y tiene un curioso arco bajo creado por la erosión marina de forma natural. Desde un mirador se puede ver los tres trolls de la playa de Vík. Junto a los acantilados es donde anidan frailecillos y otras aves en verano. Para acceder en coche a Dyrhólaey deja el Ring Road unos 14 kilómetros antes de llegar a Vík y toma la pista 218.

 

Send this to a friend